MEDICINA NATURAL

Salvador Navarro Zamorano

KIWI

 

 

 

                                                                                         E L    K I W I

          Esta fruta vino de China y tiene uno de los más altos índices de Vitamina C. De sabor agridulce, oloroso, blanda, apróximadamente del tamaño de un limón pequeño, esta fruta exótica ha tenido un gran éxito en Europa, desde hace más de 40 años. Y con razón: el kiwi (Actinidia chinensis) tiene propiedades nutritivas incomparables. Contiene un alto índice de Vitamina C, ocho veces superior al limón. Las cualidades no se detienen aquí. Suministra potasio, calcio, fósforo, azúcares, proteínas, magnesio y ácido cítrico, en cantidades que depende de sus variedades.

          Además de sus excelentes cualidades nutritivas y energéticas, investigaciones de laboratorios japoneses señalan su favorable influencia sobre las células nerviosas.

          A principios de 1.900 el kiwi era una planta salvaje que crecía en los bosques de China. Un dato interesante: mientras muchas frutas cultivadas son diferentes de su estado natural, el kiwi sigue siendo el mismo fruto, oval o redondo, con la superficie cubierta de pelos, generalmente suaves. El color externo es marrón y el interior varía del verde al verde-amarillo.

          En China es conocido como yang-tao, teniendo una producción impresionante. Se calcula en más de 150.000 toneladas las recogidas en un año de plantas nativas. Los europeos tomamos conocimiento de esta fruta, cuando en 1.847 el investigador Robert Fortune, en viaje de estudios por China, la citó en un memorandum a la Sociedad Real de Horticultores de Londres. La última especie de fruta descubierta por los europeos fue el damasco, en el siglo XVI, lo que da una dimensión de la importancia del conocimiento del kiwi.

          A principios del siglo XX, los jardines botánicos de Londres y París, ya cultivaban el kiwi, pero fue después de la II Guerra Mundial (1.945), cuando su cultivo se extendió por el mundo. En esa época se inició su plantación en gran escala en Nueva Zelanda. Fue allí donde recibió su nombre popular kiwi en un homenaje al pájaro-símbolo del país. En 1.983, la producción alcanzaba las 40.000 toneladas.

          Actualmente, las plantaciones de kiwi se extienden desde Africa a Europa. También se cultiva en California. En el sur de Asia, Siberia y Japón, aparece muchas veces en estado salvaje.

          Para los técnicos agrícolas, el kiwi exige temperaturas iguales o inferiores a los 15 grados, mucha agua y ausencia de vientos y granizo (las hojas se quiebran con facilidad) más una luminosidad poco intensa. Por los cuidados que necesita, tiene un alto costo.

          La Actinidia chinensis es una planta trepadora, parecida a la parra. Las ramas pueden llegar a los 12 metros de extensión, lo que obliga a una poda constante; las hojas poseen un color verde oscuro y son lustrosas, alcanzando hasta 20 ctm. de diámetro. Las variedades principales son: hayward, abbott, bruno y monty.

          En verdad, esta “fruta de la salud” o “grosella de China”, se ha adaptado muy bien a nuestras condiciones de cultivo. Es cierto que, al principio, su cultivo no fue fácil. Eso es porque la planta tiene una especie masculina y ota femenina. La planta masculina florece dos semanas antes que la femenina, obligando a una polinización manual. Las mudas llevan hasta 2 y 3 años para producir frutos, si el cultivo se hace en condiciones ideales. Es un cultivo que no tiene secretos, exigiendo solamente conocimiento y dedicación.

                                                                               Salvador Navarro Zamornao

                                                                               Especialista en Homeopatía.

 

LIBROS ON LINE

Salvador Navarro Zamorano

 

 

Integración y Evolución

Enseñanza de Jesús de Nazareth y Grandes Religiones

Aforismos

Reflexiones

Segundo Nacimiento

Kábala

 

Enlaces de Interés

 

 

Revista Alcorac

Fuego Cósmico

Entrevista con las hadas

Diccionario Esotérico

El Unicornio

CAMINAMOS

Místicos

 

 

 

  PAGINA PRINCIPAL