MEDICINA NATURAL

Salvador Navarro Zamorano

JULIO 2001 (1)

 

                         

 

 

 

                                                     PROTECCIÓN PARA LOS INTESTINOS

 

 

            Después de un sofisticado exámen llamado colonoscopia, al enfermo de 74 años le fue extirpado de su intestino grueso un tumor canceroso de 5 cms. de diámetro. Ahora debe someterse periodicamente a controles. Análisis para detectar la presencia de sangre oculta en las heces, así como de hígado y pulmones, órganos que pueden ser alcanzados por la diseminación de células malignas del intestino.

 

            Este problema no es raro. Se calcula que cada año más de 30.000 personas tendrán cáncer en el intestino grueso (colon y recto). En países orientales como el Japón, el cáncer de colon y recto es poco frecuente. La razón de esa diferencia probablemente se encuentra en los hábitos alimentarios. Por ser rica en fibras vegetales y pobre en grasas, la dieta japonesa parece protegerlos contra el cáncer del intestino grueso.

 

            El mecanismo probable de una dieta rica en grasas, hidratos de carbono y pocos vegetales, consiste en:

 

·      Muchas grasas y poca fibra vegetal, que da origen a un bolo fecal pequeño, con tránsito   retardado en el intestino.

 

·      Consecuencias: alteración de la flora bacteriana intestinal, que estimula la transformación de las sales biliares en el intestino, que aumenta con el exceso de grasa, y deriva en sustancias carcinogénicas.

 

·      Se cree que el proceso favorece la aparición en la mucosa intestinal de formaciones anormales de tejido, los llamados pólipos adenomatosos. Se trata de tumores benignos constituidos por células no malignas.

 

·      Con el paso del tiempo, estímulos aún no conocidos, pueden transformar los pólipos en tumores malignos.

 

·      Está probado que la mayoría de los cánceres del intestino nacen a partir de un pólipo. Se cree que tarda entre cinco y diez años en aparecer, crecer y degenerar, transformándose en cáncer.

 

·      La dieta rica en grasas y pobre en fibras vegetales no es, con todo, el único factor de riesgo relacionado con el cáncer del intestino grueso. La herencia genética tiene un gran peso.

 

Personas cuyos familiares tuvieron cáncer de colon y recto, corren más riesgo que el resto de la población. Otras dos enfermedades predisponen a su aparición:

 

·      Pólipos familiares.-  Al contrario de los pólipos adenomatosos, posiblemente relacionados con los hábitos alimenticios, los pólipos tienen causa genética, tanto que alcanza a varias personas de la misma familia. Otra diferencia es el número; sólo se considera poliposis la presencia por encima de los 100 pólipos.

 

·      Colitis ulcerosa crónica.-  Se trata de una inflamación constante del colon.

 

Indivíduos con poliposis familiares, coliticis ulcerosa crónica o casos de cáncer de intestino grueso en la familia, son los de mayor riesgo. Sin embargo, cualquier persona puede tener la enfermedad. De hecho, las estadísticas confirman que, hasta hace cuatro o cinco décadas atrás, el cáncer del intestino grueso alcanzaba a personas por encima de los 50 años; actualmente, aunque siga predominando este criterio, es creciente la incidencia por debajo de los 40 años. Ante eso, es necesario conocer los síntomas, cualquiera que sea la edad. Prestemos atención:

 

            Heces con sangre: Es importante: la sangre indica a veces la presencia de un pólipo en el intestino. En cuanto a las hemorragias, aunque sangren, no conducen al cáncer; posiblemente es preciso verificar si el problema es sólo ese.

 

            Cólicos intestinales.- Comprobar si permanecen una, dos o tres semanas seguidas; pueden desaparecer para volver a retornar.

 

            Tener la sensación de no conseguir eliminar todas las heces, después de terminada la evacuación.

 

            Modificación del sistema de funcionamiento intestinal. Me explico: la persona tiene el hábito de evacuar diariamente y pasa a hacerlo cada dos o tres días, cambiando a dos y tres veces diarias.

 

            Ante la presencia de cualquiera de estas disfunciones no hay que perder tiempo. Si es un problema pasajero, no pasa nada; caso de ser un pólipo, puede ser tratado antes de que se transforme en maligno. Ante la eventualidad de que sea un cáncer, recordemos que, tratado precozmente, es curable.

 

            Aparte de la comprobación de los síntomas descritos, es interesante hacer anualmente exámenes de detección precoz de cáncer de colon y recto. Hemos de hacerlo con naturalidad, como quien va a la consulta de un dentista o hacer un Papanicolau para la prevención del cáncer ginecológico

 

            El objetivo es detectar el cáncer de colon y de recto en su fase inicial. Cuanto más precoz es la detección, mayores son las oportunidades de curación.

 

            La terapia es siempre por medio de la cirugía. Actualmente hay una tendencia a usar la radioterapia asociada a la cirugía de cáncer de recto, pues aparentemente aumenta las oportunidades de cura. En cuanto a la quimioterapia, solamente es usada en casos avanzados.

 

            Dependiendo de la posición en que el tumor esté localizado, es posible hacer una cirugía conservadora: se retira el pedazo de intestino con el tumor y, seguidamente, se hace una costura entre las dos partes, restableciendo el tránsito intestinal.

 

            Cuando el tumor es localizado a cinco o seis centímetros por encima del ano, la costura no es posible. Después de la operación el paciente usará una bolsa especial en el abdómen, que se vacía regularmente

 

            ¿Existe la posibilidad de que el cáncer de colon o de recto se reproduzca?

 

            Si después de cinco o seis años no hubiera recidiva o diseminación hacia otros órganos, la persona se considera curada.

 

            A pesar de las posibilidades del diagnóstico precoz y cura, es mejor para todos prevenir la enfermedad. Para ello, lo mejor es una alimentación sana. Comer menos grasas, cantidades moderadas de proteínas y más alimentos ricos en fibras.

 

            El efecto protector de la fibra contra el cáncer del intestino grueso se debe al aumento de volúmen de las heces, que acelera el curso del bolo fecal; el resultado es la disminución del contacto de las sustancias cancerígenas con la mucosa intestinal.

 

            Otras medidas alimentarias son:

 

            Aumentar la ingesta de alimentos ricos en vitamina C o ácido ascórbico, tal como: naranjas, melones, aguacates, etc. Esta vitamina tiene una acción protectora contra el cáncer en general.

 

            Evitar alimentos ahumados, como salmones, quesos, carnes, jamones, etc. Razón: en el proceso de ahumado, el alimento queda impregnado de nitratos que se transforman en nitritos y después en nitrosaminas. Tales sustancias, son cancerígenas, o sea, favorecen la aparición de tumores malignos.

 

            Cuidando un poco más de la alimentación, estaremos disminuyendo los riesgos de cáncer en el intestino grueso, así como tumores de mama, arterioesclerosis, infartos y derrame cerebral, entre otros.

 

            El propósito es extender las medidas alimentarias a toda la familia, incluído niños. Si queremos proteger el futuro de nuestros hijos, vamos a impedirles el consumo de hamburguesas, perritos calientes, patatas fritas y otras comidas rápidas, para que no se conviertan en la base de su alimentación. No es necesario abolirlas completamente, sino restringirlas. Lo ideal sería orientar a los niños desde muy temprana edad, a una alimentación equilibrada, donde predominen las frutas y las verduras.

 

            Ahora, demos el ejemplo. Juntos podemos vencer la batalla contra el cáncer.

 

 

 

                                                                                               Salvador Navarro Zamorano

                                                                                               Especialista en Homeopatía.

 

 

LIBROS ON LINE

Salvador Navarro Zamorano

 

 

Integración y Evolución

Enseñanza de Jesús de Nazareth y Grandes Religiones

Aforismos

Reflexiones

Segundo Nacimiento

Kábala

 

Enlaces de Interés

 

 

Revista Alcorac

Fuego Cósmico

Entrevista con las hadas

Diccionario Esotérico

El Unicornio

CAMINAMOS

Místicos

 

 

 

  PAGINA PRINCIPAL