MEDICINA NATURAL

Salvador Navarro Zamorano

INDIVIDUALIDAD BIOLOGICA

 

 

                                                           NADIE EN EL MUNDO ES IGUAL A TI

          Los especialistas en Medicina Nutricional demuestran que la individualidad biológica  (características físicas de cada persona) tiene reflejos importantísimos sobre la salud. Sepamos por qué.

          La situación frecuente en consultorios y embarazosa para el médico es el efecto opuesto al deseado que ciertos medicamentos provocan. Conmigo ha ocurrido varias veces. En una de ellas, aconsejé un remedio a un paciente que se quejaba de insomnio. Pasados algunos días, el paciente retornó diciendo que el remedio había producido un excelente resultado: dormía la noche entera y se levantaba con buena disposición.

          Dias después atendí otro caso de falta de sueño y como la historia clínica encajaba con la anterior, receté el mismo producto. Tres días después vino el paciente a mi despecho y me dijo: “¿Me quiere matar? Lo que me ha recetado me ha dejado más agitado que antes; no me hace dormir y me levanto mucho peor que cuando me acuesto”.

          Expliqué al paciente lo sucedido, añadiendo que ese tipo de reacción es raro, pero ocurre. Le dije que iba a estudiar otros productos hasta encontrar algo adecuado a su organismo.

          La historia revela lo que todos sabemos: las personas son diferentes. Apariencia y comportamiento constituyen atributos propios de cada ser humano. Y la individualidad visible se traduce también en variaciones internas; anatómicas, fisiológicas y bioquímicas.

          La cuestión viene despertando creciente interés en algunos sectores de la medicina, especialmente unidos a la Medicina Nutricional. Las diferencias individuales son más amplias de lo que se supone y, posiblemente, presentan un significado clínico.

          En su Atlas de Anatomía, el Doctor Barry J.Anson describe más de veinte tipos de estómagos, con tamaño, forma y posición variadas; lo mismo vale para el hígado y otros órganos. Hay otros autores que explican que la glándula tiroide varías de 8 a 50 gramos de un indivíduo a otro.

          El peso de los testículos en el adulto, oscila entre 10 y 45 gramos; el ovario, de 2 a 10 gramos y contienen, en el nacimiento, de 30.000 a 400.000 óvulos. Diversidad mayor se observa en los páncreas, que pueden presentar de 200.000 a 2.500.000 de células productoras de insulina. Se admite que una persona con menor número de ellas es más propensa a la diabetes.

          Los ejemplos no se detienen aquí: el jugo gástrico de las personas normales contienen variaciones de hasta 400 veces en el contenido de pepsina, la principal enzima del estómago. La micción de ciertas substancias como ácido hipúrico, taurina, glicina y serina pueden alterarse hasta 20 veces, en personas consideradas normales.

          Los datos revelan que las diferencias no se limitan a la anatomía macro y microscópica sino que se extienden a la actividad endocrina, sistemas de excreción y respuestas a drogas y otros elementos químicos. Tuve la oportunidad de asistir a una conferencia sobre nutrición, donde el ponente de nacionalidad inglesa, afirmaba que existen tales diferencias en relación a las necesidades de calorías. En cuanto ciertos indivíduos viven bien con una dieta de 1.000 calorías diarías, otros necesitan hasta 5.000, según este profesor.

          Conclusión lógica: las necesidades nutritivas difieren; y existe un patrón nutritivo propio para cada persona. En cada área: enzimas, hormonas, excreción, drogas, nutrientes, las diferencias entre personas normales pueden variar, no solamente de un 25  a un 50% , como se creía, sino en una escala aún mayor. Esa es la diferencia que recibe el nombre de individualidad bioquímica.

          Aquí deseo mencionar que, de modo general, la clase médica no demuestra mayor interés por las oscilaciones individuales, aceptándolas como normales y sin influencia sobre el bienestar de las personas. Ahora, no es esa la posición de los profesionales ligados a la Medicina Nutricional, para los cuales las distinciones son importantes y pueden implicar daños a la salud.

          Tales consideraciones, de otro lado, colocan en duda la validez de una alimentación equilibrada e igual para todos. De hecho, si las necesidades de un determinado nutriente puede alterarse en diez veces o más, ¿cómo atender esas discrepancias con una dieta metodizada?

          El estudio de la diversidad anatómica, fisiológica y bioquímica entre los indivíduos, se desarrolló a partir de experiencias con animales, aumentando o disminuyendo el valor de los nutrientes. Al estudiar aspectos nutricionales del alcoholismo se dio a un grupo de ratas la misma cantidad de alcohol y se demostró que algunas modificaban su comportamiento en grados diversos, mientras que otras se mantenían en el mismo estado.

          Hubo cambios significativos en las reacciones al alcohol, cuando el médico variaba la dieta de los animales. Después de varias experiencias con éxito, inclusive con seres humanos, se acabó concluyendo que la susceptibilidad al alcoholismo podía ser transformada por el estado nutricional.

          Más tarde, se llegó a ampliar el concepto, afirmando que la tendencia a ciertas enfermedades (el llamado factor constitucional), puede ser agravado, atenuado o eliminado por causas ambientales, especialmente la alimentaria. Así, la tendencia a ciertas dolencias, se agrava si la dieta se encuentra lejos de atender las necesidades de todas las personas , sea en uno o varios nutrientes.

          En verdad, según los modelos internacionales, la cantidad diaria de vitamina C para un adulto gira en torno de 60 mg. Pero dos personas que reciben una dieta balanceada con la misma cantidad, pueden necesitar, por ejemplo, de 30 a 100 mg. respectivamente; situación posible dentro del concepto de individualidad bioquímica.

          Queda evidente, por tanto, que la dieta modelo satisface solamente a la primera. La segunda, con el tiempo, presentará deficiencia con relación a la vitamina C, lo que va a transformarse en susceptibilidad a diversas enfermedades.

          Está claro que, en la práctica, los hechos no son siempre tan simples. Además de la dieta, otros factores ambientales, como el aire que se respira, el agua que se bebe, o sea, del medio en que se vive, interfieren en la tendencia a ciertas molestias. Frecuentemente, la deficiencia de nutrientes es múltiple y compleja, haciendo imposible identificarla con los conocimientos actuales de la Medicina.

          Cabe aquí un comentario: “Cuando Hipócrates dice que el consuntivo (tuberculoso, probablemente) nace consuntivo, ignora una dimensión del problema, ya que la noción de microbio no existía en la época; la virulencia de la bacteria. Cuando un bacteriólogo, veinte siglos después, afirma que la tuberculosis es causada por un bacilo, está omitiendo igualmente una información: la susceptibilidad individual”.

          Añado que es extremadamente difícil definir el factor constitucional “en un lenguaje que transmita un significado correcto o diga por qué una persona difiere de otra con respecto a la predisposición a una enfermedad”. Esta afirmación, partida de un médico, es una confesión de la ignorancia de la Medicina y de la dificultad de manejar el factor, a pesar de su presencia constante en la labor clínica diaria.

          La complejidad del problema tal vez explique la negligencia de la Medicina en el campo de la individualidad bioquímica; por increíble que parezca, las investigaciones expuestas al principio de este artículo, han sido dadas a conocer cuando han llegado a la comprensión de un nebuloso factor constitucional.

          Tales investigaciones demuestran que los suplementos con nutrientes pueden ser útiles en numerosas patologías; paralelamente, la Medicina Nutricional ha evidenciado la deficiencia de nutrientes en la dieta actual y la influencia negativa de algunos factores ambientales sobre el estado nutricional. Esta nueva visión abre un inmenso campo en los estudios sobre salud humana.

          Por lo que todo indica, el concepto de individualidad bioquímica traerá en los próximos años importantes contribuciones para la nutrición y también para el diagnóstico y tratamiento de las más variadas enfermedades.

                                                           Salvador Navarro Zamorano                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                    

                                                                     Especialista en Homeopatía

 

LIBROS ON LINE

Salvador Navarro Zamorano

 

 

Integración y Evolución

Enseñanza de Jesús de Nazareth y Grandes Religiones

Aforismos

Reflexiones

Segundo Nacimiento

Kábala

 

Enlaces de Interés

 

 

Revista Alcorac

Fuego Cósmico

Entrevista con las hadas

Diccionario Esotérico

El Unicornio

CAMINAMOS

Místicos

 

 

 

  PAGINA PRINCIPAL