ALCORAC

SALVADOR NAVARRO                                   h

 

Dirigida a las Escuelas de :                                                                          CIRCULAR nº 7                                                                          Barcelona (2)                                                                                                                                 

                              Mallorca                                                           

                              Menorca

                              Las Palmas                                                                       Llubí, 1ºde Julio de 1.996

 

 

 

 

Continuación de la Circular del mes de Junio

 

 

"Yo soy la Luz del mundo ...... "  (Evangelio Juan, capit. 8).

 

Jesús fué instruído en una de las más antiguas Escuelas secretas, llamada de los Esenios. El cristianismo no registra lo que sucedió a Jesús antes de los treinta años. Hay unos pocos datos de su infancia y desde los treinta a los treinta y tres años, cuando fue crucificado. Se conocen pocas cosas, pero un fenómeno como Jesús no es un accidente; es una larga formación que no puede prepararse de un momento para otro.

 

Jesús fue continuamente instruído durante esos treinta años. Primero, enviado a Egipto y, más tarde, siguió hacia la India. En Egipto aprendió una de las más antiguas tradiciones de sus enseñanzas: la iniciación. En la India, conoció las enseñanzas budistas y los Vedas. Esos años no son conocidos, porque Jesús trabajó en esas Escuelas como un discípulo desconocido. Los cristianos abandonaron esos registros, pues no les hubiesen gustado que el hijo de Dios hubiese sido discípulo de nadie. La idea de que Jesús habría sido entrenado, enseñado, parece humillante. Encuentran que el hijo de Dios vino totalmente preparado.

 

En este mundo, entramos siempre imperfectos. La perfección desaparece en el mundo material. La perfección no es de aquí, porque va en contra de la ley material. Cuando alguien se hace perfecto, su vida entra en una dimensión vertical. Esto hay que entenderlo, comprenderlo: nosotros progresamos en un plano horizontal: del 1 vamos al 2 y de éste al 3, y así hasta el infinito; progresamos en una línea horizontal, del pasado para el presente y del presente hacia el futuro. Este es el camino del alma imperfecta, exactamente como el agua fluyendo en un río, de las montañas hacia los valles y de la planicie hacia el mar, en una línea horizontal, siempre manteniendo su propio plano.

 

La perfección se mueve en líneas verticales, no horizontales. Desde A, ella no va para B, sino que se dirige hacia A-1 y, desde este punto, va más alto aún. Para los que viven en la línea horizontal, la perfección no existe. No existe porque ellos sólamente pueden mirar hacia el pasado o para el futuro. Puede mirar hacia atrás, pero el hombre perfecto no se encuentra ahí; pueden mirar hacia delante, pero él tampoco está; pueden mirar aquí, pero tampoco está, porque una nueva línea de progresión comienza. El hombre perfecto sube cada vez más alto, cada vez más hacia arriba. Se mueve en la eternidad y no en el tiempo.

 

La eternidad es vertical; es un eterno ahora, no existe ningún futuro para ella. Si nos movemos en una línea, el futuro existe; si nos movemos desde A para B, la B está en el futuro; y cuando B se vuelve presente, el A estará en el pasado y la C en el futuro. Estamos siempre entre el pasado y el futuro; el momento presente es una frase pasajera; B se está transformando en C, y C en D; todo se está moviendo hacia el pasado. El presente es una línea cortada, un pequeño fragmento. En el momento en que nos conscienciamos de ello, ya se ha movido hacia el pasado. Un alma perfecta se mueve en una dimensión completamente diferente: de A para A-1, para A-2, para A-3, y esto es eternidad; es vivir en un eterno ahora.

 

Para entrar en este mundo hemos de ser imperfectos. Se dice en antiguas escrituras que siempre que un hombre se aproxima a la perfección, deja alguna cosa imperfecta, para poder volver.

 

Muchos Maestros hacen esto. En el momento que sienten que se están tornando perfectos, se atan a alguna imperfección, sólamente para continuar aquí. Si todas las amarras son cortadas, las barcazas toman rumbo hacia otra orilla. Así, ellos mantienen alguna amarra, mantienen alguna relación, encuentran alguna debilidad en sí mismos y no permiten que ella desaparezca. A través de esa laguna, ellos siguen aquí. De este modo, el círculo no se completa.. Es por eso que las antiguas religiones habiendo conocido a muchos Maestros, saben que la perfección no es de este mundo. En el momento que el círculo se completa, desaparece de nuestros ojos. Nosotros no podemos verlo, no está en nuestra línea de visión, está más allá, donde no conseguimos entrar.

 

Pero, para decir que Jesús ya era perfecto cuando nació, los cristianos tuvieron que dejar de lado todos los registros. Jesús buscó tanto o más que nosotros, era una semilla como cualquiera de nosotros. Pero él se hizo un árbol, un gran árbol, y millares de pájaros del Cielo se refugiaron en él, pero también fue una semilla. Buda, Krishna y tantos Maestros, también nacieron imperfectos, porque el nacimiento pertenece a la imperfección. No hay nacimiento para el que es perfecto; cuando alguien es perfecto, no hay reencarnación.

 

Esa  educación de Jesús en Egipto y la India, su aprendizaje en las Escuelas secretas egipcias, en las budistas y vedantas, fue muy extraño para los judíos. ¿Por qué extraño? ¿Por qué no lo comprendieron? ¿Por qué no pudieron perdonarlo? ¿Cuál fue la razón? Él trajo alguna cosa extraña, introdujo algunos secretos que no pertenecían a la raza. A causa de estas cosas la crucificación fue posible.

 

Jesús no fue sólo un revolucionario; él dejó de pertenecer a la raza judía. ¿Cómo fue esto? Los cristianos no tienen respuestas. ¿De dónde trajo estas extrañas enseñanzas?

 

La India fue la fuente de todas las religiones. Ha sido la fuente básica hasta de las religiones que están  contra del budismo e hinduísmo. La India es la más antigua civilización conocida y la mente de su pueblo ha estado trabajando durante mucho tiempo en la dimensión religiosa. Han descubierto muchos secretos de la religión. Hace miles de años que nadie consigue enseñar en la India ningún secreto religioso, porque ella los conoce todos. Todo lo que hay de maravilloso en la religión, podemos estar seguro que viene de esta fuente, así como la mente griega es la fuente de la ciencia, del desarrollo científico, de la mente lógica de Aristóteles; y todo misticismo viene de la India. En el mundo existen dos tipos de mente: la griega y la hindú.

 

Si nuestra mente fuese básicamente griega sería imposible entender a la hindú, porque nos parecería absurda. Todo lo que ella dice nos parecería improbable, las afirmaciones sin sentido. Aristóteles sería completamente extraño en la India, porque cree en definiciones rígidas. Cree en la ley de las contradicciones, donde dos cosas contradictorias no pueden estar juntas. A no puede ser A y no-A al mismo tiempo, es imposible; un hombre no puede estar vivo y muerto al mismo tiempo, es imposible. Aparentemente, Aristóteles está en lo cierto.

 

Los orientales creen en la contradicción. Dicen que el hombre está vivo y muerto al mismo tiempo, porque la vida y la muerte no son dos cosas. La mente griega es matemática; la oriental es mística. Todo misticimos viene de la India, la India es como un corazón. Para entender las palabras de Jesús, es necesario haber estudiado las Escrituras Orientales, porque ahí están sus raíces. No se puede encontrar nada igual en el Antiguo Testamento o en cualquier Escritura judía. Es por esta razón que los judíos no consiguieron creer en lo que Jesús decía.

 

Jesús dijo muchas veces: "No vine para negar las Escrituras, sino para cumplirlas". Pero, ¿qué Escrituras? Esto nunca se dice. Si vino para cumplir el Viejo Testamento, sus afirmaciones se contradicen, porque casi siempre dice algo diferente. El Antiguo Testamento está basado en la venganza. El miedo es la base del Antiguo Testamento y de su religión: es necesario ser temeroso de Dios. Y Jesús decía: "Dios es amor". Es imposible temer al amor; si hay amor no puede haber miedo: Si tenemos miedo, ¿cómo podemos amar? El miedo envenena al amor, el miedo mata al amor. ¿Cómo se puede amar a una persona si se siente miedo? El miedo puede crear el odio, pero no amor.

 

Un hombre religioso, en el Antiguo Testamento, es temeroso de Dios y en el Nuevo Testamento, es amante de Dios. El amor y el miedo son dimensiones totalmente diferentes. Jesús dice: "Ha sido dicho que si alguien hiere uno de sus ojos, le sean arrancado dos. Pero yo digo: si alguien golpea tu mejilla, ofrece el otro lado de tu cara". Esto es absolutamente anti-judío, no está en las tradiciones. Por eso, cuando Jesús dice: "He venido para cumplir las Escrituras",  ¿a qué Escrituras se refiere? Las enseñanzas budistas están basadas en el amor, en la compasión.

 

Las Escrituras judaicas no están interesadas en el amor, en la compasión, sino

en el miedo. Es por eso que de todo lo que Jesús dijo, los judíos sólo comprendieron que "Él no vino a cumplir sus Escrituras". No encontraremos palabras como estas en el Antiguo Testamento:

 

"Yo soy la Luz del mundo .....

 

Podemos encontrar palabras semejantes en el Gita, en Buda, pero nunca en el Antiguo Testamento. Siendo así, ¿cuales serían las Escrituras que vino a cumplir? Vino a cumplir con otras escrituras, otras tradiciones. Las palabras que dice son los puntos de vista de los Vedas.

 

Jesús nació judío, vivió como judío y  murió como judío, pero todo eso tiene que ver con su cuerpo. Fuera del cuerpo, Jesús es un hindú puro. Los Upanishads es su base. Él creó todo la estructura religiosa sobre esa base.

 

Los judíos dicen: "Dios es el creador y el Universo es su criatura; la criatura no puede nunca ser el creador. El hombre es la criatura y Dios es el Creador. Esa distancia no puede desaparecer. Nos podemos aproximar a Dios , pero nunca podemos ser Dios". Esta es la base del pensamiento judío. Y los musulmanes aprendieron de ellos. Los musulmanes son más judíos que Jesús en lo que se refiere al pensamiento mosaico.

 

Pero los Vedas dicen: "Dios es la creación, no hay diferencia entre Dios y la creación. Él no creó el Universo como el poeta crea la poesía; el relacionamiento es el mismo que el bailarín y la danza; si el danzante para, la danza desaparece; si la danza desaparece, la persona deja de ser un danzarín. El Universo no está separado de Él, es uno con Él. El Universo no fue creado en tiempo determinado, es creado a cada momento; está siendo creado a cada momento, porque es el propio ser de Dios. Así como nos movemos, cantamos y amamos, del mismo modo Dios crea. Él está creando a cada instante. La criatura nunca está separada, ella es el movimiento, la danza de Dios".

 

Los judíos no pueden decir: "Yo soy Dios", esto es una blasfemia. ¿Estamos queriendo ser Dios? ¿Un esclavo afirmando ser el Señor? ¡Eso es egoísmo! Lo que es religión pura para un budista es egoísmo para un judío o un musulmán. Los vedantas dicen que esto no es ego, porque ese sentimiento, "Yo soy Dios", sólo sucede cuando el "Yo" desaparece completamente. Cuando la casa está vacía, cuando ya no estamos presentes, tenemos consciencia de que somos el Todo. Si estamos, ¿cómo poder encontrar que somo el Todo? Si estamos hay un límite, hay una personalidad, y la afirmación es falsa. Cuando el "Yo" desaparece, cuando no hay más ego, sólamente entonces podemos sentir que somos el Todo. La afirmación de Jesús viene de las Escrituras orientales.

 

La primera cosa a recordar es: la criatura y el Creador no son dos, son uno.

 

La segunda cosa: generalmente, los matemáticos dicen que la parte es equivalente al todo, ella no puede ser el todo. En un mecanismo, esto es realidad: tomemos una parte de un automóvil y la parte no puede ser el coche; cortamos nuestra mano, pero la mano no somos nosotros; la parte no puede ser el todo, esto es lógica común. Si el mundo es una cosa mecánica, esto es verdad.

 

Pero los Vedas dicen que la existencia es orgánica y no mecánica. Con la unidad orgánica un tipo diferente de matemática es aplicable: la parte es el todo. Es por eso que ellas dicen: "Yo soy Dios, justamente porque soy una parte, Dios es el Todo". Pero, ¿cómo la parte puede ser el todo? ¡Este es el más grande de los absurdos! Si existe una relación mecánica entre nosotros y la existencia, eso no es posible. Pero si hay unidad orgánica, eso es posible. Y la unidad orgánica existe.

 

Nosotros no existimos como unidad orgánica en sí mismo. No existimos como una isla, sino como una onda en el mar; como unidad orgánica, nosotros y el mar somos uno: el mar va y viene moviéndose, y se ondula en nosotros y nosotros no podemos existir sin el mar. Y si conseguimos entender profundamente, el mar no puede existir sin nosotros; ambos funcionamos totalmente unidos. Se puede decir que en cada onda está presente el mar y que éste no es nada más que la suma de todas las ondas. Por tanto, la onda no está separada: no se puede separar una onda del océano, ni se puede llevar a casa para enseñarla a las amistades. La onda no puede ser cargada. Podemos traer el agua, pero no será una onda, no estará viva.

 

Observemos las ondas en el mar: ellas están vivas, pero el mar es la vida de ellas. Cuando crecen varios metros, subiendo en dirección al cielo, el océano sube a través de ellas. Es imposible ver el mar, sólo se ven las ondas, pero no se puede separar las ondas del mar, porque ellas son orgánicamente una.

 

Los Vedas dicen que la criatura humana es orgánicamente una con el Creador, que el mundo no puede existir sin Dios. Esto puede ser comprendido por judíos y mahometanos. Pero en la India se dice otra cosa también: dicen que Dios no puede existir sin el mundo. Para los judíos esto es una blasfemia. ¿Que Dios no puede existir sin el mundo? Si. Él no puede existir. Si Él es el Creador, si Su cualidad es la creatividad, ¿como Él puede existir sin el Universo? Si no hubiera nada creado, ¿cómo podría Él ser un Creador? El mundo depende de Él y Él depende del mundo; hay una interdependencia. El mundo no es independiente de El y viceversa. Existe un profundo relacionamiento de amor: uno depende del otro, uno satisface al otro, ellos son uno. La satisfacción es tan plena que no se puede separar o dividirlos.

 

Por ello, el sabio que llegó al conocimiento, declara: "Yo soy Dios". Y cuando dice esto, está queriendo decir: "Yo y esta existencia no somos dos". Está simplificando: "Tú me encontrarás donde quiera que vayas. La forma puede ser diferente, pero yo estaré allí". ¿Qué encontraremos? Encontraremos el Ser.

 

Esto es vedanta puro, la unidad orgánica. Es por eso que los orientales son las únicas personas de la tierra que no dan tanta importancia a los templos; pueden hacer sus templos en cualquier lugar. Colocan una piedra debajo de un árbol, cualquier piedra, no necesitan ninguna escultura, pintan la piedra de rojo y Dios está allí, ya lo pueden adorar. Cualquier árbol, cualquier río, cualquier montaña, cualquier cosa sirve.

 

Los orientales son los únicos que disponen de sus dioses. Hacen un dios y lo adoran durante dos o tres semanas. Cuando la adoración acaba, van al mar y arrojan al dios. ¡Imaginan a un cristiano arrojando su imagen sagrada al mar? Sería un hereje. Sólamente un oriental puede hacer eso, porque dice que el océano es también Dios. ¿Para qué cargar un dios durante mucho tiempo? Cuando la función acaba, podemos disponer de él, porque Dios está en todas partes, está en todo. El Ser, no la forma, puede ser encontrado en cualquier lugar.Ese "estado de ser" es el punto que debe ser entendido: el "estado de ser" es Dios.

 

Cuando florece un árbol, es Dios quien florece; cuando una semilla brota, es Dios que está brotando; cuando un río fluye, es Dios que está fluyendo. Dios no es una persona. Si lo fuese, entonces habría problemas. Dios no es una identidad. Es un puro ser, es la propia existencia, existe en todo, pero no se le puede encontrar en un lugar determinado. Él no tiene casa, no se puede tocar en Su puerta. Él no tiene dirección, no se le puede escribir una carta. En cierto modo, Él no está en ningún lugar, porque está en todas partes. Es imposible localizarlo. Sólamente lo que tiene forma, lo que posee distinciones, puede ser localizado. ¿Cómo se puede localizar algo que no tiene forma, que está en todo?

 

Pero los judíos y cristianos tienen una concepción de un Dios muy personalizado. Y siempre que hay personalidad hay ego. Ese Dios es muy egoísta. Si Lo desobedeces, sufrirás el Infierno por toda la eternidad. Esto es muy serio: Dios es ahora una fuerza dictatorial y la existencia está esclavizada. Entonces la libertad no es para nosotros; la libertad es la naturaleza de Dios, no la nuestra. La esclavitud será nuestra disciplina para siempre.

 

Jesús está diciendo lo contrario: Dios no es una persona, es una energía, la propia fuerza vital, Dios es la existencia como tal. Y donde quiera que una cosa exista, Dios existe en ella, porque nada puede existir sin Él. Esta era la dificultad y fue por eso que Jesús no fue comprendido y tuvo que ser crucificado. Si hubiese dicho: "Yo soy el hijo de Dios", hasta eso podria ser perdonado por los judíos. Pero estaba afirmado básicamente más.

 

Él dice: "Yo soy la Luz del mundo......." No está diciendo que es el hijo, sino que está diciendo que es el Padre. Está diciendo: "Yo soy Dios, no el hijo".

 

Hasta el hijo podría ser perdonado, porque habría una distinción: el padre continuaría siendo la fuente y el hijo sólo un producto. Ellos podrían estar en profunda intimidad, pero un hijo sigue siendo un hijo y el padre seguiría siendo padre. La distinción podría ser mantenida y el hijo tendría que obedecer al padre; una relación existe. No es el relacionamiento de un esclavo con su señor, sino de un hijo con su padre, el más íntimo, pero sigue siendo un relacionamiento; ellos siguen siendo dos.

 

Jesús afirmó esto a sus discípulo, porque sólo los que están en profunda intimidad con él lo podrían entender. Esto no se puede decir en un mercado. Allí se puede decir: "Yo soy un hijo de Dios". Pero a su discípulos él les puede decir: "Yo soy Dios, no el hijo. Yo soy la fuente de todo, soy el Alfa  y el Omega.

 

Esto es puro vedanta. No se puede encontrar afirmaciones como esta en ningún otro lugar, es necesario ir al Bhagava Gita y a los Upanishads. Esto es lo que Krishna le dice a Arjuna: "Yo soy el Todo, la fuente de todo. Todo viene de mi y todo retorna a mi. Abandona tu ego y ven a mis pies".

 

Existe una tradición y ella no la puedo probar, pero al menos para mí no necesita pruebas. Hay una tradición de que la palabra "Cristo" es una forma derivada de la palabra "Krishna". Es posible. En algunos lugares de la India, por ejemplo en Bengala, Krishna es llamado Kristo, porque Krishna no es el nombre de una persona, sino una adquisición, lo mismo que la palabra "Buda". "Buda" no es un nombre, sino una adquisición total de alguien que se iluminó. La palabra "Buda" significa "aquél que despertó". ¿Qué significa Krishna? Significa aquél que se tornó el centro del mundo. "Krishna" significa centro magnético, lo que atrae, lo que es el centro de toda la existencia. "Cristo" tiene un significado parecido. María le dio el nombre de Jesús. "Cristo" fue añadido a Jesús cuando se transformó en el centro del mundo. En esta afirmación está diciendo: "Yo soy el centro, el Todo". Es posible que "Cristo" sea una forma de "Krishna". Esto es significativo, porque las afirmaciones de Krishna en el Gita son exactamente iguales a las de Jesús.

 

La tercera cosa a ser entendida es que los Vedas nos aceptan tal como somos, porque el rechazo humano significa rechazar al Propio Dios. El rechazo significa que alguna cosa tiene que ser hecha; que tal como somos, algo está equivocado, alguna cosa debe ser eliminada. Tenemos que cambiarnos y entonces seremos bendecidos.

 

Los Vedas dicen que tal como somos, tenemos la bienaventuranza. No hay nada que debamos de hacer y el propio concepto de hacer ha sido la causa de nuestras miserias. El propio concepto de hacer, de que algo hemos de hacer, ha sido la propia causa de la miseria, porque todo lo que hacemos nos lleva hacia el mundo. Es por eso que dice que a causa del karma,  y karma significa hacer, nosotros estamos en el mundo. Karma  no significa hacer mal, sino simplemente hacer. Por estar dando demasiada atención al hacer, es por lo que estamos en el mundo.

 

No demos mucha atención al hacer, sino que prestemos toda nuestra atención al ser. No pensemos en lo que debe hacerse, pensemos en lo que somos. El vedanta es amoral; no se preocupa con la moralidad ni con la inmoralidad. No tiene Diez Mandamientos, no da órdenes, no dice nada del "deber". Dice que tal como somos, ya tenemos la bienvenida, que como ya somos, somos buenos, verdaderos. El problema no es el rechazo de los otros, es nuestro propio rechazo. Si nos rechazamos entramos en un círculo vicioso. Entonces intentamos mejorar, pero nada puede ser mejorado, porque ya somos el Propio Dios. Si lo intentamos, entraremos en la miseria, porque es imposible mejorarse a sí mismo.

 

Tal como somos, es Divino. ¿Cómo se puede mejorar lo Divino? Si lo intentamos, quedaremos moviéndonos de una vida para otra, mejorando, mejorando y la mejora nunca llegará. Es como correr sin salir del mismo lugar: pensamos que estamos corriendo rápido porque estamos sudando y con la respiración fatigada y pensamos que hacemos un gran trabajo; pensamos que estamos corriendo y llegando a alguna parte, pero estamos parados en el punto de partida.

 

Toda nuestra vida es una carrera sin salir a ninguna parte. No estamos yendo a ninguna parte, porque no hay ningún lugar a donde ir. El Supremo que está dentro de nosotros no puede ser mejorado. Esto tiene que ser realizado, no conseguido; sólo necesitamos mirar hacia nuestro interior y comprender quién somos nosotros. El problema no es que seamos malos, sino que no miramos hacia nuestro interior; el problema es de conocimiento, no de ser. El problema es tener una perspectiva real de donde mirar hacia sí mismo.

 

Es como si un diamante aprendiese a convertirse en una piedra preciosa. Si el diamante tuviera una gran idea e intentara ser una piedra preciosa, la misma idea sería una barrera. Todos los esfuerzos del diamante serían inútiles, porque él ya es una piedra preciosa.Cuando el diamante entienda la futilidad de sus esfuerzos, abandona todo y se vuelve consciente de quien es, y el problema está resuelto.

 

Todo lo que hacemos crea karma y el karma es un círculo, una rueda: un karma nos lleva al otro y nos movemos de una parte de la rueda para la otra. El karma  no nos puede liberar, porque somos libres. Esta es la cosa más difícil de comprender: que ya somos libres.

 

Las personas buscan un Maestro para que les digan lo que tienen que hacer, porque no llegan a entender que son libres. Necesitan les digan que hagan alguna cosa hasta que se cansen, hasta que un día se sientan tan cansadas que terminen diciendo: "No quiero hacer nada más". Sólo entonces se les puede decir que no han tenido nunca necesidad de hacer cosa alguna. Pero, al principio, necesitan hacer y mucho. Si el Maestro les dijera que no hay nada que hacer, buscarían a otra persona.

 

No hay nada que hacer. Tal como somos ya somos Divinos. Esto es vedanta. No es moral, es religión pura. Por ese motivo no hay muchos Maestros en el mundo. Sus doctrinas tampoco pueden ser tan populares como el cristianismo o el islamismo. ¡Imposible! Porque todos tenemos una profunda necesidad de hacer cosas. Y si alguien nos dice: "No necesitas hacer nada, tú ya eres Dios", no lo escucharíamos. No está diciendo palabras absurdas; nadie se acepta, todos nos rechazamos. Hemos de alcanzar un objetivo.

 

¿Por qué pasa esto en la mente humana? Es a causa de nuestra infancia. Con pocas excepciones, todas las personas pasan en su infancia por cosas parecidas.La infancia posee un elemento básico que crea problemas. Este elemento es: ningún niño es aceptado tal como es. La criatura nace e inmediatamente la sociedad, los parientes, los padres, los hermanos, las personas a su alrededor, comienzan a cambiarlo, hacerlo guapo, más educado, más moral. Tal como somos, la imperfección está y alguna cosa ha de ser hecha y, sólamente así, podemos ser aceptados.

 

Al poco tiempo el niño comienza a sentir que no aceptan su forma de ser. Si hace algo bueno, es aprobado; si hace algo mal hecho, es rechazado. Si obedece, es aceptado; si desobedece, no es amado y hasta puede ser visto con decepción o con rabia. El niño aprende una cosa: la cuestión no es ser, es hacer. Hace una cosa perfecta y todos lo amaran, hace algo equivocado y  lo rechazarán o estarán en su contra. El niño no es el punto. Hagamos algo bueno y el mundo nos aceptará o hagamos algo equivocado y las puertas se cerrarán. Y si hasta la puertas del padre y la madre se cierran, si hasta aquellos que nos aman no pueden ver nuestro ser interno, ¿qué decir del resto del mundo?

 

El niño aprende una cosa: para vivir en este mundo, lo importante es saberse comportar y hacer las cosas bien hechas, nunca con errores. Esto crea un profundo rechazo de sí mismo, porque aquellas cosas erradas continúan viniendo. El niño comienza a sentirse culpable; comienza a rechazarse a sí mismo. Piensa que es un niño malo. Y el problema es que las cosas llamadas mal hechas o equivocadas, son naturales, el niño no las puede evitar; tiene que aprender con ellas, persistir hasta llegar a la corrección.

 

 

 

 

Concluirá en la próxima Circular del mes de Agosto

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PENSAMIENTOS

 

 

 

Que sea tu camino una función de amor que lleve al hombre a encontrar a Dios en sí mismo, en Verdad, felicidad y alegría.

 

Que toda ciencia humana se torne religiosa y toda religión sea llena de ciencia.

 

Aprende a no juzgar, a no suponer, a no maldecir, porque los pensamientos son sutiles vibraciones que pueden ser usados como espadas que hieren.

 

Aprende a pensar con un corazón sin violencia, con una nueva cabeza que piense más allá de los condicionamientos, más allá de las programaciones que no nos permitan ser nosotros mismos.

 

Aprende que la vida no es una lucha sin sentido en una selva de fieras luchando por el dinero. La vida es felicidad, es canto de paz, y cada mañana debe ser reiniciada con una nueva luz que nos llega de un nuevo sol.

 

Permite que la semilla de la Verdad crezca dentro de tí y crece dentro de la semilla. Crece para transformar tu vida, como lo hizo Jesús, transformándote en un gran árbol donde sacien su sed de Verdad y Amor las nuevas generaciones.

 

 

I N T E R E S A N T E

Si estás interesado en leer alguno de los libros, Circulares atrasadas o cualquiera de mis escritos, puedes hacerlo contactando con  las páginas web de Internet, siguientes:

Para consultas o pedidos, dirigirse a:

         Salvador Navarro Zamorano

         Madre de Dios de la Nieve nº 8

BUNYOLA  (Mallorca).

         Teléfono y Fax: 971: 61 33 92

         E-mail: snz2111@yahoo.es

           Página web: Salvador Navarro Zamorano

 

www.revistaalcorac.es

 

 

 

 

 

 

 

LIBROS ON LINE

Salvador Navarro Zamorano

 

 

 

Integración y Evolución

Enseñanza de Jesús de Nazareth y Grandes Religiones

Aforismos

Reflexiones

Segundo Nacimiento

Kábala

PROSAS LIBRES

Aforismos (LIBRO COMPLETO)

El Templo de la Luz

Rumbo a la Eternidad

La Busqueda del Ser

Una Escuela de Misterios

 

 

 

Enlaces de Interés

 

 

Revista Alcorac

Fuego Cósmico

Entrevista con las hadas

La Cueva de los Cuentos

Diccionario Esotérico

Filosofia del Arte

Como ser Don Quijote en el siglo XXI

CUENTOS DE ALMAS Y AMOR

NUEVA NARRATIVA

MONÓLOGO DE UN HOMBRE DIOS

DESECHOS URBANOS

EL CAMINO DEL MAGO

CRÓNICAS

REFLEXIONES_LIBRO

MANUAL DEL MAESTRO

HOMBRES Y DIOSES

LOS BUSCADORS DE LA VERDAD

NUEVA NARRATIVA 2

ORBISALBUM

 

 

 

 

 

 

OBRA LITERARIA DE D. SALVADOR NAVARRO ZAMORANO

 

Entre el silencio y los sueños

(poemas)

Cuando aún es la noche

(poemas)

Isla sonora

(poemas)

Sexo. La energía básica 

(ensayo)

El sermón de la montaña

(espiritualismo)

Integración y evolución

(didáctico)

33 meditaciones en Cristo 

(mística)

Rumbo a la Eternidad 

(esotérico)

La búsqueda del Ser

(esotérico)

El cuerpo de Luz 

(esotérico)

Los arcanos menores del Tarot 

(cartomancia)

Eva. Desnudo de un mito

(ensayo)

Tres estudios de mujer

(psicológico)

Misterios revelados de la Kábala 

(mística)

Los 32 Caminos del Árbol de la Vida

(mística)

Reflexiones. La vida y los sueños  

(ensayo)

Enseñanzas de un Maestro ignorado

(ensayo)

Proceso a la espiritualidad

(ensayo)

Manual del discípulo 

(didáctico)

Seducción y otros ensayos

(ensayos)

Experiencias de amor

(místico)

Las estaciones del amor

(filosófico)

Sobre la vida y la muerte

(filosófico)

Prosas últimas  

(pensamientos en prosa)

Aforismos místicos y literarios

(aforismos)

Lecciones de una Escuela de Misterios

(didáctico)

Monólogo de un hombre-dios

(ensayo)

Cuentos de almas y amor

(cuentos)

Nueva Narrativa (Narraciones y poemas)
Desechos Urbanos (Narraciones )
Ensayo para una sola voz VOL 1 (Ensayo )
En el principio fue la magia VOL 2 (Ensayo )
La puerta de los dioses VOL3 (Ensayo )
La memoria del tiempo (Narraciones )
El camino del Mago (Ensayo )
Crónicas (Ensayo )
Hombres y Dioses Egipto (Ensayo)
Hombres y Dioses Mediterráneo (Ensayo)
El libro del Maestro (Ensayo)
Los Buscadores de la Verdad (Ensayo)
Nueva Narrativa Vol. 2 (Narraciones)
Lecciones de cosas (Ensayo)
   

 

 

www.revistaalcorac.es

 

 

 

 

 

MAESTRO TIBETANO

 

Orbisalbum

 

 

 

 

 

La Cueva de los Cuentos